sábado, marzo 08, 2008

La nueva generacion Kaweshkar.

Aca tenemos a Maria Luisa en su papel de madre.

Ya habiamos escrito sobre la inminente extincion el Pueblo Kaweshkar y por ende la desaparicion de su lengua.

Si bien es cierto existe descendencia de miembros de mi pueblo, tambien es cierto, que los nuevos descendientes solo tienen el 50 por ciento de nuestra sangre.

Mi pregunta es: Maria Luisa estara ensenando la lengua Kaweskar a sus retonos?.

Cuando para mi la solucion seria que el mayor de los ninos ( Y por que no los dos ninos y Maria Luisa) vaya a estudiar a la Escuela de Puerto Eden y viva con su abuelito Carlos Renchi. Ya que ahi esta la lengua viva, mas aun, con Gabriela Paterito y el resto de la comunidad que vive en Yeterkta seria un grandisimo apoyo para que estos dos ninos, puedan tener un contacto directo con los ultimos exponentes de la lengua Kaweshkar.

Eso si, deberia de haber un apoyo directo por parte del gobierno de Chile, Mideplan, Programa Origenes y Ministerio de Educacion, hacia Maria Luisa para esta idea cuaje y levantar un proyecto que este conectado con la comunidad Kaweshkar, personalmente no encuentro descabellada esta idea, para mi es realista.

La experiencia la avala la propia Maria Luisa ya que crecio y estudio en la Escuela de Puerto Eden y vivio con el resto de la comunidad.


Por que sus ninos no podian hacer lo mismo?


















En la foto tenemos a Maria Luisa, cuando vivia en Puerto Eden, en donde vemos en el banco de atras, a Don Carlos Renchi a su querida esposa (QEPD) Celia Navarino Maiga, al ver esta foto es que nace mi idea de las nuevas generaciones.

Solo falta buena voluntad del gobierno para que esta idea se implemente.

Recuerdos de Santiago:

Hice un pequeno resumen de lo vivido en la capital de Chile. Esa fue la tumba de mi lengua, ni siqiera tuve coniencia de cuando deje de hablarla. Ya que al no existir hablantes no tenia con quien desarrollarla.

Santiago fue una experiencia a la cual me adapte rapidamente no senti "saudades" sino que PuertoEden y su gente era algo lejano, eso si, habian cosas que me traian remotamente recuerdos de la ya ahora lejana isla. Como el caso de mis visitas al campo, en donde veia la vegetacion y recuerdo el buscar terreno blando, quizas anorando el terreno esponjoso que deje al abandonar Puerto Eden.

Esta grabado en mi memoria la ida a la Plaza de la Costitucion y ver el impresionante espectaculo de los equilibristas, que cruzaron a travez de un cable, desde el Hotel Carrera hasta un edificio del frente, usando una bicicleta o una moto.

Tambien esta el recuerdo de estar en los hombros de papa Gaymer y rodeado de una enforverizada multitud, viendo el paso de Carlos Ibanez del Campo y el de su compadre Juan Domingo Peron. O haber salido a recorrer unas calles vacias de Santiago, el dia en que se supo en Chile, el fallecimieno de Gabriela Mistral.

O las interminables tardes, despues de haber llegado del colegio y escuchar "El Gran Radio Teatro de la Historia" de Jorge Inoztrosa. Ahi nos reuniamos, mi primo Carlos Alfredo y los amigos del barrio. Eso si con luz apagada y todos sentados debajo de la mesa del comedor, asi era mas emocionante imaginar el radio teatro.

Anos despues y de vuelta a casa de tio Alfredo y ya en camino para ingresar a la Escuela de Grumetes, vi la vieja radio y recorri los dos patios. Ahi estaban los vestigios de una ninez ya ida. Volvi a ver los caballitos, el auto a pedales, en fin todo.Para no volver a verlos nunca mas.

Carlos Eden Maidel.
Nueva York 2008.USA.


Posted by Picasa

3 comentarios:

peteyem dijo...

Estimada Beatriz.
Gacias por tu cometario en La Casa Grande,mi correo es:
peteyem@hotmail.com.
Carlos Eden-Maidel

Matvi. dijo...

¡Adiós al Séptimo de Línea! Con la música de Zaratustra. Qué recuerdos, Peteyem. Vivíamos en la misma época, en la misma ciudad.

Suzi y los Viajeros dijo...

Hola Carlos, soy Claudia y no soy de tu misma época, tengo casi 40 años, pero me conmueve profundamente la historia de Tierra del Fuego, pues he leído mucho acerca de los grupos humanos que la habitaron, sus creencias, la pérdida lamentable de sus lenguas, la falta de apoyo, el genocidio, todo esto es algo que me recoge el corazón. Desde Mallorca (yo también vivo en el extranjero)un abrazo y un reconocimiento por tu trabajo en difundir esta cultura tan rica espiritualmente. Claudia Santibáñez